NOTICIAS / La categoría realizó el primer capítulo del ejercicio 2020 en el escenario bahiense.

El pasado fin de semana, el Campeonato Argentino de Motociclismo puso primera y abrió la temporada 2022 del Superbike Argentino, en el autódromo Ezequiel Crisol de Bahía Blanca. A pesar de las adversidades climáticas, todos los involucrados se esforzaron para sacar adelante una fecha en la que el público presenció un fantástico evento del deporte motor.

El temporal que castigó la zona los días previos al inicio de la actividad obligó a trabajar de manera denodada, en pos de dejar en condiciones una pista que lució de gran forma para albergar al primer compromiso del año. De esta manera, los pilotos de cada una de las divisionales giraron en un nuevo trazado y que fue del agrado para los protagonistas.

Además, cada una de las categorías presentó sus novedades y su atractivo característico. La disciplina de mayor cilindrada (1000cc) es el Superbike, donde en la A se impuso el rionegrino Juan Manuel Solorza con una Yamaha R3| mientras que el cordobés Francisco Ribodino con una Kawasaki ZX-10R del Rosamonte Racing Team y el entrerriano Fausto Grantón, también con Kawasaki, lo acompañaron en el podio.

Este año también regresó Superbike B, la sub divisional que no tiene diferencias técnicas con la A, pero está destinada a pilotos que se insertan en la categoría reina. Allí, el vencedor fue el misionero Adrián Silveira con una Kawasaki ZX-10R del Rosamonte Racing Team, la estructura que comanda el propio crédito de Posadas y que es protagonista en diferentes especialidades del certamen.

Y en Súper Stock Bike, el triunfo quedó en manos del chaqueño Andrés Gándola, mientras que sus escoltas fueron el cordobés Guillermo Faber y el salteño Juan Zárate.

La categoría que nació para este certamen es la 300 Súper Sport, que reemplaza a la anterior R3 Cup. El reglamento de este año indica que las motos que pueden participar son de hasta 350cc bicilíndricas y hasta 400cc monocilíndricas homologadas por la Confederación Argentina de Motociclismo Deportivo (CAMOD).

De esta manera, además de las Yamaha R3 podrán sumarse otros modelos como KTM RC 390 (que ya lo hizo en Bahía Blanca), Honda CBR 300 R, Kawasaki Ninja 300, TVS Apache RR 310, BMW G310 RR, Benelli 302R y Bajaj Pulsar 350, entre otras. |

En esta divisional, que brindó un gran espectáculo durante el fin de semana, el ganador fue el cordobés Lucas Silvi. En tanto, el bonaerense Ayrton Grasa y el mendocino Agustín Zalazar escoltaron al piloto oriundo de Cruz Alta.

Por su parte, la Junior Cup es la divisional de menor cilindrada (250cc) y forma a las jóvenes promesas del motociclismo nacional. En el trazado bahiense, el éxito lo consiguió el cordobés Julián Audagna, mientras que el bonaerense Valentín Valor y el riojano Bautista Farías lo acompañaron en el podio después de haber protagonizado una carrera vibrante.

Por último, la Stock Bike Open apunta a pilotos veteranos en su categoría Stock Open +50. Allí, Cristian Ramírez demostró una gran contundencia con la moto alistada por el MG Bikes Yamaha Racing, escoltado por el correntino Eduardo Zini y el misionero Diego Zapata.

La sub división, que cuenta con riders amateurs, tuvo como vencedor al local Gerardo Crisafulli, por delante de la uruguaya Stephanie Devoto y el salteño Juan Cruz.

De este modo, el Superbike Argentino cerró su primer capítulo del año con un auspicioso arranque en suelo bahiense. Luego de haber mostrado un festival de velocidad apasionante, la categoría apostará a redoblar los refuerzos para mantener en vilo a los espectadores en cada una de las presentaciones del calendario.



COMPARTIR
  • YPF
  • Ro Uruguay Seguros
  • Pirelli
  • Elaion Moto
  • Flow
  • Honda
  • Personal